A 40 años de la publicación de un hito en la historiografía de la familia: “Familia, sexo y matrimonio en Inglaterra, 1500-1800”, de Lawrence Stone

a8

“Family, sex and marriage in England, 1500-1800” fue publicado en 1977 (y, lamentablemente, reducido a la mitad en una edición casi de bolsillo en la traducción al castellano del FCE de 1990, algo terrible para un libro de 800 páginas al que le quitaron buena parte de su explicación metodológica).
Pocos libros han sido tan influyentes como el de Stone, un exponente clave de la nueva historia social inglesa, nacido en 1919. Pocos libros han sido tan criticados como el de Stone (excelsa la realizada por su antiguo compañero de ruta E. P. Thompson, que lo detesta y a la vez lo admira). Probablemente, su aporte principal fue plantear una nueva forma de estudiar la historia, no ya considerando solamente las grandes transformaciones sociales y políticas en sus aspectos más generales, sino poniendo atención en la vida cotidiana.

La imagen puede contener: una persona
Stone realizó un estudio sobre la evolución en la mentalidad afectiva (o sentimental) en la familia inglesa entre los siglos XVI y XVIII. Su hipótesis central es que el amor hacia la pareja y hacia los hijos fue una creación moderna, del siglo XVIII, y no existía doscientos o trescientos años antes. ¿Por qué? Era tan grande la tasa de mortalidad, que haber desarrollado el amor parental moderno hubiera llevado a la locura: una madre o un padre no habrían tenido demasiado apego sentimental hacia sus hijos en un mundo en el que, de diez o quince que alcanzaban tener, sólo sobrevivían dos o tres. Stone describe a la sociedad inglesa del siglo XVI como una en la que “la mayoría de los individuos que la componían encontraban muy difícil establecer fuertes ligazones emocionales hacia las otras personas. Los niños eran descuidados, tratados con brutalidad, y hasta asesinados; el afecto era bajo, y difícil de encontrar.”
La hipótesis de Stone se centra en el crecimiento gradual de un concepto afectivo: el individualismo. Siguiendo algunas ideas de Marx y Weber, así como de Tawney, Stone construye una historia sin duda excesivamente estructuralista: la transformación gradual de un sistema social basado en la tradición, el grupo y las relaciones de parentesco hacia uno capitalista sostenido en el apego a lo individual (y a la propiedad privada más que a la colectiva). En esta evolución, la idea puritana que enfatizó la familia nuclear y la importancia del ritual del casamiento, fue fundamental en el desarrollo de los afectos. E. P. Thompson decía que su argumento central “no era original” sino que “Stone es el primero en estudiarlo de manera aislada. El individualismo afectivo familiar y sexual que ha tenido una consecuencia fundamental en la historia inglesa”.
El estructuralismo de Stone se muestra en que los afectos son una superestructura de la demografía: el “valor de los niños aumenta a medida que se incrementa su durabilidad”, hoy “los niños ya no mueren tanto, y entonces vale la pena tener hacia ellos un generoso afecto”, “para preservar su salud mental, los padres eran obligados a limitar el grado de su compromiso psicológico hacia los niños pequeños”, “las altas tasas de mortalidad hacían que las relaciones profundas de afecto fueran muy imprudentes”.
En el relato de Stone, son las clases más acomodadas las que lideran la transformación, “los que marcaban el paso del cambio cultural.” Los pobres “no tenían incentivos económicos para tener muchos niños” en el siglo XVIII, “procreaban extensivamente, en parte por la tradición social y en parte por la falta de previsión y autocontrol”, “en general tenían una aproximación al sexo a la vez más mojigata y menos imaginativa que las clases ociosas”, “eran mucho más sucios que los ricos”, “la mayoría de los padres tenían una relación cruel, errática e impredecible hacia sus hijos” “entendida pues necesitaban descargar su frustración en alguien”. (Según E. P. Thompson, estas hipótesis “reproducen, con una precisión cómica, la ideología y la sensibilidad de las clases altas paternalistas del siglo XVIII.”)

Resultado de imagen para family xviii century images
Académico inglés (con un paso por el marxismo en su edad temprana) que termina enseñando en Princeton, tuvo una obra muy interesante, incluyendo su juvenil dedicación a la historia del arte. Se tradujeron al castellano, en versión abreviada (este hombre estaba destinado a ser abreviado en el mundo hispánico) “La Crisis De La Aristocracia 1558-1641”, un capítulo, “La Revolución inglesa”, en el libro de Forster y Greene “Revoluciones y rebeliones de la Europa moderna” y su libro de historiografía (esta vez no abreviado) “El Pasado Y El Presente”.

La imagen puede contener: una o varias personas

No se tradujo Road to Divorce: England 1530-1987 (1990), en donde analiza las fuentes cortesanas y eclesiástica para mostrar los cambios en los patrones maritales y sexuales.

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Murió en 1999, a los 79 años.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: