¿Por qué los ricos le tienen miedo a las pandemias? El coronavirus, como otras plagas anteriores, podría cambiar el equilibrio entre ricos y pobres

Traduje una nota muy interesante que Walter Scheidel (autor de “El gran nivelador”) publicó en el New York Times del 20 de agosto de 2020.

Plague of Justinian

En el otoño de 1347, las pulgas de rata que transportaban la peste bubónica entraron en Italia en unos pocos barcos del Mar Negro. Durante los siguientes cuatro años, una pandemia se extendió por Europa y el Medio Oriente. El pánico se extendió, ya que los nódulos linfáticos de las axilas e ingles de las víctimas se hincharon hasta convertirse en bubones, las ampollas negras cubrieron sus cuerpos, las fiebres se dispararon y los órganos fallaron. Tal vez un tercio de la población de Europa pereció.

El “Decamerón” de Giovanni Boccaccio ofrece un relato de un testigo ocular: “Cuando todas las tumbas estaban llenas, se excavaban enormes trincheras en los patios de las iglesias, en las que se colocaba a los recién llegados por centenares, estibados fila por fila como la carga de los barcos”. Según Agnolo di Tura de Siena, “murieron tantos que todos creyeron que era el fin del mundo.”

Y, sin embargo, esto fue sólo el comienzo. La plaga regresó una década más tarde y los brotes periódicos continuaron durante un siglo y medio, adelgazando varias generaciones seguidas. Debido a esta “plaga destructiva que devastó naciones y causó la desaparición de poblaciones”, el historiador árabe Ibn Jaldún escribió, “todo el mundo habitado cambió”.

Los ricos encontraron algunos de estos cambios alarmantes. En palabras de un cronista inglés anónimo, “Tal escasez de trabajadores se produjo que los humildes levantaron sus narices en el empleo, y apenas pudieron ser persuadidos para servir al eminente por el triple de salario”. Empleadores influyentes, como los grandes terratenientes, presionaron a la corona inglesa para que aprobara la Ordenanza de los Trabajadores, que informaba a los trabajadores de que estaban “obligados a aceptar el empleo ofrecido” por los mismos míseros salarios de antes.

Pero a medida que sucesivas oleadas de plaga reducían la fuerza de trabajo, los asalariados y arrendatarios “no hacían caso de la orden del rey”, como se quejaba el clérigo agustino Enrique Knighton. “Si alguien quería contratarlos tenía que someterse a sus demandas, ya que o bien perdía sus frutos y el maíz en pie o tenía que complacer la arrogancia y la codicia de los trabajadores.”

Como resultado de este cambio en el equilibrio entre el trabajo y el capital, ahora sabemos, gracias a una cuidadosa investigación de los historiadores económicos, que los ingresos reales de los trabajadores no cualificados se duplicaron en gran parte de Europa en unas pocas décadas. Según los registros fiscales que han sobrevivido en los archivos de muchas ciudades italianas, la desigualdad de la riqueza en la mayoría de estos lugares se desplomó. En Inglaterra, los trabajadores comían y bebían mejor que antes de la plaga e incluso usaban pieles de lujo que solían estar reservadas para sus superiores. Al mismo tiempo, los salarios más altos y las rentas más bajas apretaron a los propietarios, muchos de los cuales no pudieron mantener su privilegio heredado. Al poco tiempo, había menos señores y caballeros, dotados de menores fortunas, que cuando la plaga golpeó por primera vez.

Pero estos resultados no se daban por descontados. Durante siglos y, de hecho, milenios, grandes plagas y otras graves conmociones han conformado las preferencias políticas y la toma de decisiones de los responsables. Las decisiones políticas resultantes determinan si la desigualdad aumenta o disminuye en respuesta a esas calamidades. Y la historia nos enseña que estas elecciones pueden cambiar las sociedades de maneras muy diferentes.

Si observamos el registro histórico de toda Europa durante la última Edad Media, vemos que las élites no cedieron fácilmente terreno, incluso bajo una presión extrema después de una pandemia. Durante el gran levantamiento de los campesinos ingleses en 1381, los trabajadores exigieron, entre otras cosas, el derecho a negociar libremente los contratos de trabajo. Los nobles y sus impuestos armados sofocaron la revuelta por la fuerza, en un intento de coaccionar a la gente para que se sometiera al viejo orden. Pero los últimos vestigios de las obligaciones feudales pronto se desvanecieron. Los trabajadores podían resistir para obtener mejores salarios, y los terratenientes y empleadores rompieron filas para competir por la escasa mano de obra.

En otros lugares, sin embargo, la represión se llevó el día. A finales de la Edad Media en Europa del Este, desde Prusia y Polonia hasta Rusia, los nobles se confabularon para imponer la servidumbre a sus campesinos para encerrar a una fuerza laboral agotada. Esto alteró los resultados económicos a largo plazo de toda la región: la mano de obra libre y las ciudades prósperas impulsaron la modernización en Europa Occidental, pero en la periferia oriental, el desarrollo se quedó atrás.

Más al sur, los mamelucos de Egipto, un régimen de conquistadores extranjeros de origen turco, mantuvieron un frente unido para mantener su estricto control sobre la tierra y seguir explotando el campesinado. Los mamelucos obligaron a la menguante población sujeta a entregar los mismos pagos de renta, en efectivo y en especie, que antes de la plaga. Esta estrategia hizo caer la economía en picada, ya que los campesinos se rebelaron o abandonaron sus campos.

Pero la mayoría de las veces, la represión fracasó. La primera pandemia de plaga conocida en Europa y el Medio Oriente, que comenzó en 541, es el primer ejemplo. Anticipándose a la Ordenanza Inglesa de los Trabajadores por 800 años, el emperador bizantino Justiniano denunció a los escasos trabajadores que “exigen sueldos y salarios dobles y triples, en violación de las antiguas costumbres” y les prohibió “ceder a la detestable pasión de la avaricia” – cobrar salarios de mercado por su trabajo. La duplicación o triplicación de los ingresos reales reportados en los documentos de papiro de la provincia bizantina de Egipto no deja duda de que su decreto cayó en oídos sordos.

En América, los conquistadores españoles se enfrentaron a retos similares. En lo que fue la pandemia más horrenda de toda la historia, desatada tan pronto como Colón tocó tierra en el Caribe, la viruela y el sarampión diezmaron las sociedades indígenas en todo el hemisferio occidental. El avance de los conquistadores fue acelerado por esta devastación, y los invasores se recompensaron rápidamente con enormes propiedades y pueblos enteros de peones. Durante un tiempo, la aplicación de los controles salariales establecidos por el Virreinato de Nueva España impidió que los trabajadores sobrevivientes cosecharan los beneficios de la creciente escasez de mano de obra. Pero cuando los mercados laborales se abrieron finalmente después de 1600, los salarios reales en el centro de México se triplicaron.

Ninguna de estas historias tuvo un final feliz para las masas. Cuando los números de la población se recuperaron después de la plaga de Justiniano, la Peste Negra y las pandemias americanas, los salarios bajaron y las élites volvieron a tener el control. La América Latina colonial pasó a producir algunas de las desigualdades más extremas de las que se tiene constancia. En la mayoría de las sociedades europeas, las disparidades de ingresos y riqueza aumentaron durante cuatro siglos hasta la víspera de la Primera Guerra Mundial. Sólo entonces una nueva gran ola de trastornos catastróficos socavó el orden establecido y la desigualdad económica descendió a niveles nunca vistos desde la Peste Negra, si no desde la caída del Imperio Romano.

Al buscar la iluminación del pasado sobre nuestra actual pandemia, debemos ser cautelosos con las analogías superficiales. Incluso en el peor de los casos, el Covid-19 matará a una parte mucho más pequeña de la población mundial que cualquiera de estos desastres anteriores, y afectará a la fuerza de trabajo activa y a la próxima generación incluso más ligeramente. La mano de obra no será tan escasa como para aumentar los salarios, ni el valor de los bienes raíces se desplomará. Y nuestras economías ya no dependen de las tierras de cultivo y el trabajo manual.

Sin embargo, la lección más importante de la historia perdura. El impacto de cualquier pandemia va mucho más allá de las vidas perdidas y el comercio reducido. Hoy en día, Estados Unidos se enfrenta a una elección fundamental entre la defensa del statu quo y la adopción de un cambio progresivo. La crisis actual podría provocar reformas redistributivas similares a las desencadenadas por la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, a menos que los intereses arraigados demuestren ser demasiado poderosos para superarlos.

portada El Gran Nivelador

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: