Daniel Defoe y la educación de la mujer

Daniel Defoe nació como Daniel Foe en Londres, entre 1659 y 1661. Escritor, periodista y panfletista, fue mundialmente conocido por su novela Robinson Crusoe

Su padre era carnicero por lo que, para ennoblecerse, le agrego el De a su apellido original. Defoe se dedicó a los negocios, como la calcetería, la venta de artículos comunes de lana y de productos vinícolas. Aunque pocas veces estaba libre de deudas, motivo por el que llegó a ser encarcelado.

Miembro de los disidentes, debió exiliarse por haber participado en 1685 en la rebelión del duque de Monmouth (o rebelión de Pitchfork), un intento demasiado temprano por destronar a Jacobo II.  En 1688 apoyó a la Gloriosa Revolución y en 1695 volvió a Inglaterra

A partir de entonces se convirtió en un activo y prolífico panfletista, a la vez que en un novelista que se hizo famoso con la novela Robinson Crusoe, que publicó en 1719. Murió en 1731.

Entre sus escritos se encuentra un breve ensayo al que tituló La educación de las mujeres, que salió a la luz en 1719, el mismo año de Robinson Crusoe.

Resultado de imagen para daniel defoe


 

La educación de las mujeres

por Daniel Defoe, 1719

A menudo he pensado que es una de las costumbres más bárbaras del mundo, considerándonos como un país civilizado y cristiano, que neguemos las ventajas de aprender a las mujeres. Todos los días reprochamos al sexo femenino por insensatez e impertinencia; aunque estoy seguro de que, si tuvieran las mismas ventajas de la educación que nosotros, serían culpables de menos que nosotros mismos.

Uno se preguntaría, de hecho, cómo es que las mujeres son convertibles en absoluto, ya que sólo están en deuda con las partes naturales, por todo su conocimiento. Su juventud se la dedica a enseñarles a coser y coser o a hacer adornos. Se les enseña a leer, en efecto, y tal vez a escribir sus nombres, más o menos; y eso es lo más alto de la educación de una mujer. Y yo sólo preguntaría a cualquiera que menosprecie el sexo para su comprensión, ¿para qué sirve un hombre (un caballero, quiero decir) al que ya no se enseña? No necesito dar ejemplos, o examinar el carácter de un caballero, con un buen estado, o una buena familia, y con partes tolerables; y examinar qué figura hace por falta de educación.

El alma es colocada en el cuerpo como un diamante en bruto; y debe ser pulida, o el lustre de ella nunca aparecerá. Y `está claro que, así como el alma racional nos distingue de las bestias, así la educación continúa la distinción, y hace que algunos sean menos brutales que otros. Esto es demasiado evidente como para necesitar una demostración. Pero, ¿por qué entonces se les debe negar a las mujeres el beneficio de la instrucción? Si el conocimiento y la comprensión hubieran sido adiciones inútiles al sexo, DIOS Todopoderoso nunca les habría dado capacidades; porque no hizo nada innecesario. Además, les preguntaría: ¿Qué pueden ver en la ignorancia, para que piensen que es un adorno necesario para una mujer? o ¿cuánto peor es una mujer sabia que una tonta? o ¿qué ha hecho la mujer para perder el privilegio de ser enseñada? ¿Nos plaga con su orgullo e impertinencia? ¿Por qué no dejamos que aprendiera, para que tuviera más ingenio? ¿Amenazaremos a las mujeres con insensatez, cuando sólo es el error de esta costumbre inhumana lo que les impidió ser más sabias?

Las capacidades de las mujeres se supone que son mayores, y sus sentidos más rápidos que los de los hombres; y lo que podrían ser capaces de ser criados, es evidente en algunos casos de ingenio femenino, que esta edad no está exenta. Lo que nos reprende con Injusticia, y parece como si negáramos a las mujeres las ventajas de la educación, por temor a que compitan con los hombres en sus mejoras……

Se les debe enseñar todo tipo de crianza adecuada tanto a su genio como a su calidad. Y en particular, la Música y la Danza, de la que sería crueldad prohibir a ese sexo, porque son sus seres queridos. Pero además de esto, se les debe enseñar idiomas, como el francés y el italiano en particular, y me atrevería a aventurar la herida de dar a una mujer más lenguas que una. Como estudio particular, se les debe enseñar todas las gracias de la palabra, y todo el aire necesario de la conversación; nuestra educación común es tan defectuosa que no necesito exponerla. Deben ser llevados a leer libros, y especialmente historia; y a leer para hacerlos entender el mundo, y ser capaces de conocer y juzgar las cosas cuando escuchan de ellos.

A aquellas cuyo genio los llevaría a ello, no negaría ningún tipo de aprendizaje; pero lo principal, en general, es cultivar la comprensión de este sexo, para que puedan ser capaces de todo tipo de conversación; para que sus partes y juicios, al ser mejorados, puedan ser tan provechosos en su conversación como agradables.

Las mujeres, en mi observación, tienen poca o ninguna diferencia entre ellas, pero como se distinguen es por tener o no tener educación. Los temperamentos, de hecho, pueden en cierto grado influir en ellos, pero la parte que más las distingue es su Crianza.

Todo el sexo femenino es generalmente rápido y agudo. Creo que se me puede permitir decir, en general: porque raramente se las ve torpes y pesadas, cuando son niñas; como lo serán a menudo los niños. Si una mujer es bien educada, y se le enseña el manejo apropiado de su ingenio natural, ella prueba generalmente ser muy sensible y retentiva.

Y, sin parcialidad, una mujer sensata y educada es la parte más fina y delicada de la creación de Dios, la gloria de su Creador, y el gran ejemplo de su singular consideración hacia el hombre, su querida criatura: a quien dio el mejor regalo que Dios podía otorgar o que el hombre podía recibir. Y es la pieza más sórdida de locura e ingratitud del mundo, ocultar al sexo femenino el debido lustre que las ventajas de la educación dan a la belleza natural de sus mentes.

Una mujer bien educada y bien enseñada, dotada de los logros adicionales de conocimiento y comportamiento, es una criatura sin comparación. Su sociedad es el emblema de los placeres sublimes, su persona es angelical y su conversación celestial. Ella es toda suavidad y dulzura, paz, amor, ingenio y deleite. Ella es muy adecuada para el deseo más sublime, y el hombre que tiene uno para su porción, no tiene otra cosa que hacer que regocijarse en ella, y estar agradecido.

Por otro lado, supongamos que es la misma mujer, a la que se le roba el beneficio de la educación.

Si su temperamento es bueno, la falta de educación la hace suave y fácil.

Su ingenio, por falta de enseñanza, la hace impertinente y habladora.

Su conocimiento, por falta de juicio y experiencia, la hace imaginativa y caprichosa.

Si su temperamento es malo, la falta de educación la hace peor; y se vuelve arrogante, insolente y ruidosa.

Si es apasionada, la falta de modales la convierte en una termagante y en una regañona, que es muy parecida a la del lunático.

Si es orgullosa, la falta de discreción (que todavía es de crianza) la hace engreída, fantástica y ridícula.

Y de estos degenera a ser turbulenta, clamorosa, ruidosa, desagradable, ¡el diablo!

La gran diferencia distintiva, que se ve en el mundo entre hombres y mujeres, está en su educación; y esto se manifiesta al compararla con la diferencia entre un hombre o una mujer y otro.

Y aquí es donde me atrevo a hacer una afirmación tan audaz: que todo el mundo se equivoca en su práctica sobre las mujeres. Porque no puedo pensar que DIOS Todopoderoso las haya hecho criaturas tan delicadas y gloriosas; y las haya dotado de tales encantos, tan agradables y tan deliciosos para la humanidad; con almas capaces de los mismos logros que los hombres; y todo, para ser sólo administradoras de nuestras casas, cocineras y esclavas.

No es que esté a favor de exaltar el gobierno femenino en lo más mínimo; pero, en resumen, quiero que los hombres tomen a las mujeres como compañeras y las eduquen para que sean aptas para ello. Una mujer con sentido común y educación despreciará tanto el invadir la prerrogativa del hombre como un hombre con sentido común despreciará el oprimir la debilidad de la mujer. Pero si las almas de las mujeres fueran refinadas y mejoradas por la enseñanza, esa palabra se perdería. Decir que es la debilidad del sexo, en cuanto al juicio, sería una tontería; pues la ignorancia y la locura no se encontrarían más entre las mujeres que entre los hombres.

Recuerdo un pasaje, que escuché de una mujer muy distinguida. Tenía suficiente ingenio y capacidad, una forma y un rostro extraordinarios, y una gran fortuna; pero había estado enclaustrada todo el tiempo; y por temor a ser robada, no había tenido la libertad de que se le enseñara el conocimiento común necesario de los asuntos de la mujer. Y cuando vino a conversar en el mundo, su ingenio natural la hizo tan sensible a la falta de educación, que dio esta breve reflexión sobre sí misma: “Me avergüenzo de hablar con mis propias criadas”, dice ella, “porque no sé cuándo hacen el bien o el mal. Tenía más necesidad de ir a la escuela que de estar casada”.

No necesito extenderme sobre la pérdida que el defecto de la educación es para el sexo femenino; ni discutir el beneficio de la práctica contraria. Es una cosa que se concederá más fácilmente que se remediará. Este capítulo no es más que un ensayo sobre el tema: y me refiero a la Práctica de aquellos Días Felices (si es que alguna vez lo serán) en los que los hombres serán lo suficientemente sabios como para enmendarlo.

Mi propia traducción de English Essays: Sidney to Macaulay. The Harvard Classics.  1909–14.


 

El interés de Dafoe por las mujeres en sus novelas

Dafoe escribió dos novelas que tenían a mujeres como personajes principales: Fortunas y adversidades de la famosa Moll Flanders, en 1722, y Roxana o la cortesana desafortunada, en 1724.

Moll Flanders es una novela picaresca narrada en primera persona que trata de la caída y de la final redención de una mujer solitaria en el siglo XVIII en Inglaterra. Bígama y ladrona, adúltera e incestuosa, termina por ganarse la simpatía del lector.

Resultado de imagen para daniel defoe moll flanders español

Roxana es una mujer que pierde su virtud para ganarse una posición y termina envuelta en la prostitución. La filosofía de Roxana se resume en una sentencia : «una esposa es una especie de criada de rango superior, mientras que una amante es soberana.»

 

 

 

One thought on “Daniel Defoe y la educación de la mujer

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: